LaChambaCollage

Hace unos días probé el menú degustación de temporada del restaurante Leo Cocina y Cava de Bogotá. Con motivo de la celebración de una década de vida, su chef, Leonor Espinosa propone 10 pasos entre aperitivos, platos de sal y de dulce.

Dos de ellos me llamaron mucho la atención por el menaje en el que venían servidos: Palmito del Putumayo fresco, en crema y en aire con queso paipano y nuez moscada, y Atollao de piacuil y clorofila de hierbas de azotea. Estos son elaborados con cerámica de La Chamba, Tolima. Si: la misma en la que se sirve el ajiaco santafereño.

Cuenta Laura, encargada del maridaje de los platos, que un alumno suyo tiene una finca en la zona en donde se encuentra este barro y se lo facilita a los alfareros. Cada plato que pueden ver en las fotos fue diseñado por Leonor y los alfareros lo fabrican especialmente para su restaurante. De esta manera se crea un vínculo directo y muy especial entre estos artesanos tolimenses y nosotros los comensales.

Aunque he visto en algunos restaurantes alimentos servidos en vajillas de Carmen de Viboral –que a propósito son hermosísimas— o de barro neutro, me gustaría que las usaran más, no solo para servir comida colombiana sino internacional. Este menaje de La Chamba, al igual que la belle cuisine, son obras de arte que nos deben llenar de orgullo.

LEO COCINA Y CAVA

FUNLEO

LA CHAMBA – TOLIMA