13320883_1571648073129511_7624455934722899949_o

Gabriel Hoyos es uno de esos personajes que la vida me puso en el camino hace ya un ratico, hemos compartido fogones, ferias y mercados pero sobre todas las cosas el amor por lo que hacemos, cocinar.

Estudió en Buenos Aires, de ahí su amor por los asados, las carnes y todos los procesos que se llevan a cabo para obtener un buen producto. Trabajó un tiempo en diferentes restaurantes y hoteles, hasta que por cosas del destino, errores afortunados y un montón de carne molida de un evento fallido, se lanzó a hacer unas hamburguesas para no desperdiciar comida. Con tanta suerte que el invento de hacer este comedor ocasional se convirtió en su día a día.

Este bogotano entonces, decidió meterse de lleno en su negocio,a  dedicarle horas a la investigación de ingredientes, al descubrimiento de nuevos proveedores y a conocer fincas donde los animales vivieran felices, alimentados sanamente y sacrificados de la mejor manera, se dedicó al consumo responsable.

El comedor sucede en la terraza de su casa, que por cierto tiene una vista sensacional, unas mesas, luces colgadas, barriles llenos de cerveza, el mise en place reposando en el mesón de granito, música y la parrilla a punto. Gabriel celebra su comedor cada 15 días, tiene siempre tres opciones, la hamburguesa que cuidadosamente crea con diferentes tipos de carne, algún sanduche de carne ahumada, braseada o curada y algo vegetariano, todo en un pan glorioso y  acompañado de chips de papas nativas y salsas caseras.

Me recibió como a todos sus clientes con un tentempie , tostada de pan campesino con paté de higados de pollo y ají de maní, picante y sabroso, luego la hamburguesa, esta vez de  res con salsa BBQ y ensalada coleslow, la carne jugosa y en su punto, la BBQ divina y el aliño que hace para sus  papas suntuoso,  algo que me comería a cucharadas, anís, limón, paprika y algunas especias más que exaltan las papilas. Todo esto en compañía del vino del día y un atardecer bogotano de esos que ponen la piel de gallina.

Aplaudo entonces a este valiente que se atrevió a salir de la comodidad para ser feliz, en su terraza, con sus amigos,  haciendo hamburguesas en un tejado. Anímese, reserve, vaya temprano para ver el ocaso y disfrute de su comilona. Por si acaso lleve chaqueta y 2.000 pesos extra para calentarse con la aromática de la casa.

25.000$ Hamburguesa+ papas+ cerveza Moonshine o vino del día

EL COMEDOR OCASIONAL DE GABILONDOH

Por motivos de seguridad la dirección se entrega a los clientes en cada reserva. – Tel.: 320.341.0633
FACEBOOK
INSTAGRAM: @gabilondoh