Panóptico

Al Museo Nacional y a las cocinas que ocupa El Panóptico les tengo un cariño muy especial por cuestiones personales y familiares que no vienen ahora a cuento. Lo que si viene a cuento es un saludable neologismo que les recomiendo poner en práctica con asiduidad: Panoptismo Gastronómico Nacional, una panorámica al interior de la cocina colombiana.

Por fin la cultura del Museo Nacional se destila a la cultura gastronómica colombiana en su restaurante. Por fin la oferta restauradora del Museo Nacional hace los honores y se siente orgullosa del patrimonio gastronómico colombiano. Ya era hora.

Me senté en sus espartanas aunque coloridas sillas con muchas expectativas y más hambre, así que el homenaje fue individual, egoísta y pantagruélico. Refrescante, ácido y avinagrado carpaccio de guatila, la sencillez hecha golosina en la papa de pobre. Chicharrón de calamar en harina de maíz, chutney de chonto, jengibre, canela y menta en un lujurioso baño de suero costeño. Una porción de pusandao, carne ahumada con leche de coco y plátano, libertinas hierbas de azotea (chillangua, oregón y poleo), una combinación de carácter fuerte, sabrosura y sazón a ritmo de Pacífico sur.

Pero si un plato y su historia desbordaron mi gastrohedonismo fue el Samai, un mute de maní. Entre el pueblo Inga, samai quiere decir llenar el corazón del otro con el aliento de uno. Los saberes de esta sopa los compartió con Eduardo la abuela Mercedes Tisoy, que la sirve en las celebraciones en el Valle del Sibundoy. Maíz totiado o mute, vegetales, maní, habas, fríjoles verdes y papa criolla. Un sencillo lujo festivo de la sabiduría ancestral gastronómica colombiana al que rendirle pleitesía.

Se quedarán con las ganas de probar muchos otros platos, así que la repetición en la práctica del Panoptismo está asegurada.

Precio: entre 25.000$ y 50.000$ por persona

EL PANÓPTICO – RESTAURANTE DEL MUSEO NACIONAL 

Calle 29 bis # 6-67 – Tel.: 342.2170 – San Martín – Sagrado Corazón – Santafé

WEBFACEBOOK – La receta de Mercedes Tisoy AQUÍ