Sapori1bis

Ayer fueron quesos frescos de cabra. Hoy son carnes curadas y maduradas, o sea, embutidos de tradición italiana. ¡¡¡Cuidado!!! la técnica tiene un origen concreto, la elaboración otro. La primera respeta las tradiciones más ortodoxas de un pueblito llamado Firmo, en Calabria, al sur de Italia. La segunda es 100% colombiana, de Chía, Cundinamarca. Orgullo de producto colombiano 100%.

Desde hace más de una década y movido por la nostalgia, Demetrio, se ocupó de recopilar toda la sabiduría familiar italiana en la elaboración de jamones y embutidos de su pueblo natal. Siempre fue un convencido defensor de la calidad, los sabores, los aromas de la comida casera, de la recursividad de las mamás, de las abuelas y de las viejas cocineras de los hogares de antes. Y, con base en este convencimiento y en esta pasión, inició su proyecto de elaboración de productos cárnicos a principios del 2003. Hoy, desaparecido Demetrio, es su hija Adriana la que custodia toda esa sabiduría y comanda desde Chía la pausada, manual y casi mística elaboración de estas delicias.

Prosciutto, bresaola, coppa, salame calabrese, pancetta, cacciatorino, sopressatta y salsiccia fresca. Desde hace cuatro años que dejé Barcelona no me había cruzado con unos embutidos de tan alto nivel. Estoy convencido, y así se lo he propuesto a Adriana, que si hacemos una cata a ciegas con estos productos made in Chía con otros que traen de importación para el paupérrimo paladar esnob-bogotano, gana por goleada Sapori di Calabria.

Puntualizar que estos embutidos deben disfrutarse a temperatura ambiente, jamás de los jamases comerlos recién sacados de la nevera. Sería un sacrilegio y una falta de respeto a un proceso de elaboración que se puede demorar hasta más de ocho meses desde que la materia prima llega a la fábrica hasta que usted se lo lleva a la boca. Les animo a visitar la web de Sapori di Calabria si quieren aprender y gozar de más detalles de cada una de estas golosinas curadas.

Y para finalizar, reprender a esos cobardes y pusilánimes empresarios de la restauración que tienen el descaro de servir en sus mesas estos excelsos productos COLOMBIANOS y afirmar que son de importación italiana para seguir cultivando ese fatal gastroesnobismo. Defendamos con orgullo las elaboraciones y a los productores colombianos.

Demetrio, Adriana y familia: ¡¡¡bravo, brava, bravi!!!

SAPORI DI CALABRIA

Todos sus productos los sirven a domicilio – Tel.: 862.5310 – 862.5230 – Chía – Cundinamarca

También a la venta en las tiendas Del Vecchio, Luchesi en Codabas del Norte y Dibufala.

WEBFACEBOOK – INSTAGRAM @saporidicalabria