image2_FotorBis

Cualquiera que me conozca sabe de mi loco amor por los quesos. Ya he insistido muchas veces, quesos no son esos mazacotes con sabor y textura a goma de borrar. Tampoco lo son esos sucedáneos de nombre “tipo” y de apellido “europeo”. Quesos, pero vergonzosos, son esos mediocres importados de gringolandia y de Europa que nos venden a precio de leche de becerra de oro.

Además de la veterana Madame Claude en Capellanía, de un tiempo a esta parte han aparecido en el mercado colombiano nuevas y jóvenes empresas que le apuestan por la elaboración de buenérrimos quesos. En este caso quesos de cabra. Desconocidos hace años pero que empiezan a hacerse un hueco en el mercado y en la panza de los consumidores. Auténticos, naturales y sanos. Cada uno muy diferente del otro. Estilos y procesos variados pero con el común denominador del amor y la pasión por estas joyas lácteas caprinas. Los he recomendado a lo largo de estos años y aquí están por orden de aparición.

Click al enlace para ampliar la información de cada recomendación:

COLFRANCE / MIKESITO / LA RATONERA

GRANJA SIECHA / HACIENDA SANTARÉN