FulanitosBis

Había oído de Fulanitos y alguna que otra leyenda gastrourbana, así que aproveché la visita de una amiga de Costa Rica a nuestra Bogotá para hacer el obligado recorrido turístico y cultural por el Centro para acabar almorzando en Fulanitos de la Candelaria.

Si bien la decoración de esta casona es de lo más peculiar y acogedora, optamos por una de las mesas que hay en la terraza. Magnífico día soleado con vistas a infinitos tejados, a la cúpula de la Catedral y alos cerros del otro lado. Por un momento sospeché que los platos iban a seguir con ese aire turístico hecho solo para embelesar a los extranjeros. Nada más lejos de la realidad.

Pura cocina vallecaucana con una carta salpicada de folclorismo y dichos típicos en sus explicaciones para forasteros. De beber, el trio imprescindible: cholado, champús y lulada. Como compañía, Empanadas Caleñas con ají y Marranitas con hogao. Otro día probaremos la Rellena de Jamundi y la Yuca frita de Caicedonia.

De fuerte la Chuleta de Cerdo “como en el ‘Bochinche’, pero mejor acompañado ‘más Bugueñas que un Cabal), servidas con arroz, tajadas y ensalada” y, como era día festivo, una monumental Cola Endiablada Caleña “con rabos picantes de San Fernado y usted los conoce, servida con arroz, yuca, papa, ensalada. Qué buena opción… Oís!”. 

Pero uno debe volver, con o sin foráneos, a probar el Arroz Atollao Bugueño, el Pusandao, el Encocado del Pacífico, los Huesos de Marrano, el Tamal Cartagüeño, el Seco Caleño, la Bandeja Vallecaucana y, sobre todo, el Sancocho de Gallina Campesina porque “el sancocho es como en Ginebra, pero las gallinas son de Corinto”. Una verdadera bacanal vallecaucana.

Precio: entre 35.000$ y 60.000$ por persona y salir rodando Candelaria abajo.

FULANITOS CANDELARIA

Carrera 3 # 8 – 61 – Tel.: 352.0173 – Egipto – La Candelaria

FACEBOOK