TortasInésRosalesBis

No recuerdo cuándo ni en qué circunstancias entraron en la casa barcelonesa de mis padres las Tortas de Aceite de Inés Rosales. Quiero arriesgarme a pensar que tuvo que ver la rama andaluza paterna. Pero lo que si recuerdo con claridad es la fascinación visual y el goce del paladar que me producían de niño.

Manipular con cuidado el empaque, sacar cada tesoro circular envuelto en papel parafinado y lograr empezarla a comer intacta, entera, sin roturas. Aquello era un placer y una explosión de sabores entre salados y azucarados, anisados y caramelizados, pero siempre deliciosa y ligeramente aceitosos. Memoria del paladar.

Reencontrarse con los sabores de tu infancia no tiene precio, pero hacerlo en Bogotá con estas tortas sevillanas ha sido todo un acontecimiento. Siguen siendo las mismas desde que doña Inés Rosales Cabello las comienza a hornear en Castilla de la Cuesta, un pueblecito sevillano. Corría el año 1910. Con la ayuda de unas mujeres del pueblo comenzó a venderlas en la carretera y en la antigua estación de trenes de Sevilla. Allí, hace ahora más de un siglo, empezó la leyenda de las “Legítimas y Acreditadas Tortas de Aceite”.

Hoy, a mis cuarenta y pocos, que diría Sabina, las vuelvo a disfrutar en Colombia en tres formatos: con canela, con naranja y unas atrevidas saladas con romero y tomillo. Con estas últimas hicimos hace poco unas “mini pizzas” con nuestros ingredientes favoritos y calentándolas al horno. Servidor descubrió las Tortas de Aceite Inés Rosales en el Jumbo.

Precio: 14.500$ el paquete de 6 unidades

TORTAS DE ACEITE INÉS ROSALES

WEBFACEBOOKTWITTER