IMG_9563_FotorBIS

Hay lugares que se come rico. Punto. Sin más. Porque si uno se pone a analizar otras vainas, la cosa se pone fea. Pasé mil veces por delante de este local de la 15. Nunca pude leer ni memorizar el nombre. Es la peor tipografía del mundo para un negocio.

Pues resulta que el susodicho lugar se llama Delikatessen Sabra@mauro’S (sic). Me lo hizo saber mi amiga Claudia. También me invitó a almorzar allí, para mi sorpresa. Pero de ella me fío, mucho, así que allí nos sentamos.

El espacio es minúsculo. Hay infinitos estantes atiborrados de productos a la venta. Se acumulan copas, cubiertos y vajillas en un equilibrio que parece que vaya a colapsar en cualquier momento. El servicio de meseros tiene luces y sombras.

Pero la verdad sea dicha: se come muy rico y muy abundante. Uno debe abstraerse de todo ese caótico entorno y ponerse a la tarea de disfrutar de cada plato que sale de cocina. En mi caso una generosa Saltibocca de Ternera con Prosciutto y salvia (sic). Aunque estaba bien rica, sugiero más esmero en la frescura de la salvia. Por otro lado, para ser un restaurante de oferta italiana, y hablando de aquellas otras vainas que comentaba al inicio del texto, este famoso plato de la culinaria italiana debería escribirse Saltimbocca. ¿Qué tal encontrar en Italia un Ajiaco en el plato y un Hajiaco en la carta?

Detalles gramaticales aparte, valen la pena muchas otras propuestas de la carta: Ossobuco y Milanesa sin dudarlo, cualquiera de sus pastas y una pantagruélica Lasagna Mixta. Rebusque también entre aquellos atestados estantes, descubrirá conservas, vinos, licores y algunas golosinas más, dulces y saladas.

No recomiendo sentarse en hora pico. Vaya o muy pronto o muy tarde. Quedan avisados.

Precio: platos entre 20.000$ y 30.000$ de raciones muy generosas

DELIKATESSEN Sabra@mauro’S

Carrera 15 # 90 – 50 – Tel.: 530.3242