pastel de yuca

Subiendo hacia Monserrate por el Eje Ambiental de Salmona, a un lado del edificio Mario Laserna, el ML para los uniandinos, queda el Restaurante Doña Anita. Un descubrimiento ahí fue el pastel de yuca relleno.

Después de estudiar en la biblioteca del ML, para el que tenga el privilegio de hacerlo, se puede bajar el taco mental con un pastel de yuca de Doña Anita tocado con ají y acompañado de alguna bebida.

No es un bocado para veganos ni para exquisitos. El aceite con el que los frieron puede ensuciar las yemas de los dedos y el intestino. Lo peor es que produce adicción de once de la mañana y, seguramente, acaba con el equilibrio químico del organismo y del espíritu, pero produce un shock de energía positiva en las mentes golosas que permite encerrase a estudiar otras tres horas.

RESTAURANTE DOÑA ANITA

Calle 20 # 0-98 Este. Tel.: 284.6674

Precios: 3.000$ – 15.000$