QuechuaBis

“Achichay, achichuca, chuchinga” – mucha che – le comento a mi interlocutor, Juan Santacruz, nariñense y uno de los cuatro artífices de Quechua Café. No en vano, todas esas ches provienen del quechua, lenguaje de los incas que llegaron a Pasto. Alberto, Javier, Diego y Juan han apostado por traer a la capital un trocito de Nariño, o varios trocitos si tenemos en cuenta el café, las carnes curadas y el arte que cuelga de las paredes del local.

Porque en la recuperación de esta bonita casa, escondida en la esquina de “esa curva que lleva de la G a Gordo, La Fama, Cantina y Punto, Orso, Granel…”, le han apostado también al arte emergente. Todo lo que adorna sus paredes está a la venta.

En la carta opciones de “cocina de ensamblaje” para sanduches, ensaladas y tablas de quesos, jamones y curados de Pasto y chorizos artesanales en compañía de un sofrito de tomate soberbiamente ejecutado. También hay una original tortilla española de papas, al fin y al cabo indigenas y españoles convivieron en armonía durante una época y se heredaron costumbres gastronómicas que quedaron bien arraigadas. Buenas cervezas de importación que les animo a completar con cervezas artesanales colombianas.

Pero si algo destaca entra toda su oferta son las 6 variedades de café 100% nariñense cosechados en pequeñas fincas seleccionadas por ellos mismos. No vaya a tomar un café y listos. Pregunte, escuche, aprenda y disfrute. Una delicia saber de esta media docena de variedades que son molidas y filtradas con otras 6 técnicas diferentes según los gustos de cada cual. A saber, French Press, Siphon, Aero Press, Clever Drip, Chemex o la tradicional máquina para un delicioso espresso o carajillocapuchino… Cualquiera de sus variedades se pueden comprar para llevar, cuestan entre 27 y 35.000$ la libra y te lo muelen según el tipo de cafetera que tengas en casa.

Y para finalizar, no puedo dejar de recomendar el Hervido nariñense y la torta de chocolate. El primero es un reconfortante brebaje a base de jugo de fruta y aguardiente de caña que, como el nombre indica, se toma extremadamente caliente y es perfecto para el frío bogotano. La torta es de otra galaxia y el resultado, según Juan, de un concienzudo casting de tortas de chocolate. Aireada, golosa, poco dulce, adictiva.

Precio: comida entre 6.000$ y 30.000$ el plato, todo perfecto para compartir / cafés, hervido y canelazo entre 3.000$ y 6.000$ / torta a 6.000$ la porción / cervezas entre 6.500$ y 17.000$

Precio obras de arte: entre 150.000$ y 900.000$

QUECHUA GALERÍA CAFÉ

Calle 68 # 4A – 08 – Tel.: 702.5435 – Granada – Chapinero

WEBFACEBOOK – INSTAGRAM @quechuagaleriacafe