Feria1bis

*365bogota dedica los domingos a recomendar gastrolugares fuera de Bogotá, a nivel local, nacional o internacional.

Los domingos solemos recomendar lugares de fuera de Bogotá. Me adelanto hoy viernes para que si ustedes, queridos lectores, andan este puente por Villa de Leyva o alrededores, no se pierdan tan pintoresco lugar. Les cuento.

En las incontables visitas que he tenido la fortuna de hacer a Villa de Leyva, casi nunca he almorzado allá. Primero, porque el parche suele ser cocinar para la familia y amigos en la casa. Íntimas gastrobacanales. Segundo, porque la oferta del turístico pueblo me parece, en general, mala y carísima. ¿Excepciones? … haberlas, haylas.

Una de ellas me la descubrió mi querida amiga Juanita. Debo reconocer que medio a regañadientes. Pero allá fuimos. ¡Oh, sorpresa! El lugar es al aire libre, ecléctico, casi un parque de atracciones, con infinitos bellos detalles que adornan columnas y paredes por aquí y por allá. La cocina es abierta y la atención desenfadada, cercana y sabedora de lo que allá se cuece. Si duda en alguno de sus platos, déjese guiar por Felipe, uno de los socios que siempre anda al pie del cañón. Y eso es garantía de muchas cosas. De todo.

Y es que todo lo que zampé me fascinó. Todo. Rarísimo para un gastromindundi como servidor. Longaniza, mazorca asada, chicharrones, ají, guacamole, tubérculos andinos (cubios incluidos) con hogao gratinado, más chicharrones, costillitas bbq, plátanos con queso y bocadillo, unos pocos más chicharrones… hasta la ensalada estaba rebuena. Y unos envueltos caseros pasados por la plancha con mantequilla que solo por ellos ya merece la pena el viaje. Ahí es nada.

Los postres son caso aparte. Está la opción de acercarse a una lujuriosa vitrina donde lucen los susodichos dulces. Pero si no quiere moverse de su mesa, los meseros aparecerán con una bandeja colgante tipo cigarrera de cabaret o de feria -no en vano el nombre del lugar-. Cualquiera de ellos es bien tentador, goloso y generoso. Mi única sugerencia es pedir la salsa de mora aparte, pero allá cada cual con sus vicios.

Propina: si usted no viaja y se queda en La Nevera, puede acercarse al km. 16 vía Guaymaral donde La Feria tiene sucursal capitalina. Abierto solo de viernes a domingo.

Precio: entre 30.000$ y 50.000$ por persona para reventar y hacer siesta en hamaca.

LA FERIA PIQUETEADERO DE ORIGEN

Carrera 13 # 8 – 21 – reservas para las dos sedes 321.201.5556 – Villa de Leyva

WEBFACEBOOK – INSTAGRAM @laferiapiqueteadero