SierraNevada

Mi primera hamburguesa de Sierra Nevada la embaulé en un chuzo que Emiliano y Margarita abrieron en la 90 con 13. Todavía hoy no puedo entender cómo carajo hacían para sacar aquellas hamburguesas ‘buenas (muy buenas), bonitas, baratas’, y sus consabidas papas fritas y malteadas, de una claustrofóbica cocina de apenas 4 metros cuadrados. Aquel chuzo renacía de las cenizas de un anterior proyecto fallido. La tenacidad de sus dueños hizo que aquella colorida caverna y su terraza de altos y tambaleantes taburetes metálicos sobrevivieran. Eso pasó hace poco más de tres años. Desmontaron el chiringuito y cerraron un glorioso ciclo.

Ciclo que tuvo su exitosa continuidad pegando un brinco de aquel único antro a los actuales ocho locales, dos de ellos a punto de abrir sus puertas. Siguen fieles a su estética de llamativos colores, nunca vistos antes en un fast food bogotanoUn fast food que no lo es en absoluto para un servidor y que más bien definiría como fast good, porque ellos siguen empeñados en ofrecer carnes, panes, vegetales, quesos, papas y salsas de una calidad inédita en un local de este estilo. No en vano se colaron en diversas de esas mediáticas listas gastrofashiontrenddy, y entre todas esas ‘mejores hamburguesas bogotanas’ de RESTAURANTES, allí estuvieron ellos. En el glorioso top 10. Sin dudarlo, esto es fast good del bueno.

Insisto, no es un restaurante. No hay meseros; se pide en la caja tras hacer cola (eternas colas de fieles adeptos los viernes desde las 12:00 hasta las 14:00); hay hamburguesas, papas fritas, malteadas, gaseosas, salsas, una vegetariana, formatos minis y combos; gritan tu nombre (pero lo gritan de veras) para que recojas tu pedido; las mesas y sillas se mueven como un endiablado tetris; y, finalmente, uno recoge su bandejita de colores (recién estrenada), deja su mesa lo más decente posible (como buen y aplicado ciudadano) y bota los residuos en unas nuevas canecas de lo más ecológicas. Y de lo más coloridas, como no.

¿Qué pido cuando voy? Si no he desayunado y me dan las 12 no arrugo ante La Verdadera, hamburguesa doble (165 gr x 2) con la compañía de queso y tocineta, no apta para gastropusilánimes. Un día normal me decido por la Sierra Picante, con queso y cebolla grillé picante. Y, si voy de antojo, cosa bastante habitual, caigo rendido ante la soberbia La Bomba, hamburguesa con queso, tocineta y chicharrón. Han leído bien, generosos trocitos de chicharrón de principio a fin. Doy fe. Y confieso públicamente una irremediable adicción a las hamburguesas y malteadas de Sierra Nevada.

Precio: combos desde 11.900$ (Ciudad Perdida sin papas) hasta 22.600$ (La Verdadera con malteada y con todos los juguetes) / Malteadas a 5.000$

SIERRA NEVADA HAMBURGUESAS Y MALTEADAS

Virrey: Cr 15 #88-67 / Rosales: Cr 5 #71-12 / Chicó: Cl 99 #10-72 / Parque 93: Cl 93A #13A-06 / Zona T: Cr 12A #83-64 / Centro: Cl 32 #7-10.

Consultar horarios AQUÍ. Próximamente en CC Gran Estación y Universidad de Los Andes.

Domicilios: 635.3637 – 311.478.5364

WEBFACEBOOKTWITTER – INSTAGRAM @sierranevadahm