SelvaNevada

Conocí los helados de Selva Nevada como postre en algún restorán de la ciudad durante estos últimos años, pero debo reconocer que no los conocí de verdad hasta este mes de agosto y en dos lugares bien diferentes. Una tarde de maridajes con helados y tés organizado por Taller de Té, y en la Feria Alimentarte del fin de semana pasado. En ambos casos salí descrestado y rendido ante su filosofía de empresa y, como no, ante su excelsa calidad.

Selva Nevada nace en 2007 con el objetivo de promover el consumo de frutas silvestres originarias de las regiones amazónica y pacífica, y también con una doble estrategia: por un lado, la de conservar sus bosques; por otro, la de generar actividades económicas justas para las comunidades asociadas.

Por ejemplo, la vainilla que utilizan es la de verdad, la de las vainas de las orquídeas de la región de Nuquí y Bahía Solano en el Chocó, o las de la región del Eje Cafetero. Variedades colombianas más pequeñas y de sabor más suave que las del resto del mundo.

Interesantísimo enterarse de que los sabores de Selva Nevada van apareciendo en la medida en la que se promueven los temas de biodiversidad pero, a la vez, también trabajan de la mano de las comunidades para capacitarse mutuamente: estas les cuentan sobre los ciclos, las variedades, las cosechas, las comunidades y los usos de cada especie; y la empresa los apoya con los planes necesarios para proteger los bosques nativos y para que sigan cultivando y cosechando sus propios productos, consiguiendo finalmente mejoras en términos de bienestar social y económico en estas comunidades rurales.

La labor de investigación de los bosques para determinar los planes de aprovechamiento sostenible y responsable, se realiza gracias a la importante labor del Instituto de Investigaciones Cientificas del Amazonas, SINCHI.

En aquel maridaje con tés del que escribía al principio, probé sabores tan complejos, sorprendentes y deliciosos como el helado de feijoa, de copoasú y semillas de conopio, de lulo y guayusa, y de gulupa. En Alimentarte salí feliz probando el de limón y galleta, de queso y bocadillo, de arazá con marañón y chocolate pero, sin duda, quedé enamorado perdidamente del helado de aguacate y plátano.

En su oferta heladera también encontrarás vainilla natural, guanábana con hierbabuena, chocolate de origen, corozo, camu camu de Tarapaca, copoasú, açai con frutos rojos, postre de natas, arequipe con moras, coco, canela con flor de Jamaica de los Montes de María y limonaria.

Todos los colombianos deberíamos sentirnos orgullosos de nuestra gran riqueza en biodiversidad transformada en gastronomía porque, tal como afirma Julián Estrada, culinariamente, Colombia es un continente. Y eso aplica también a los helados.

Precios: desde 4.000$ los vasitos y hasta 24.000$ los formatos de litro

SELVA NEVADA HELADO ARTESANAL

Avenida de las Américas # 62-84 – CC Américas Outlet Factory – Local 184B – Tel.: 606.6836 – La Trinidad – San Rafael – Puente Aranda

También a la venta en el restaurante Mini-mal, restaurante El Panóptico y Gastronomy Market.

WEBFACEBOOKTWITTER – INSTAGRAM @selva_nevada