Fudo1bis

Mis papás me enseñaron que por fuera de la casa uno no debe comer con cuchara, es más, para hacerlo en la mesa familiar me tocaba pedir permiso pues no es de muy buena educación. Sin embargo confieso que la comida siempre me sabe más rico así, con cuchara, y  casi sin darnos cuenta fue como terminamos nuestra comilona en Fudō, como en casa, comiendo con las manos, raspando los platos y hasta chupándonos los dedos.

En la 65 con 4A, que más bien es la sexta, se abrieron hace unas semanas las puertas de Fudō Asiático Moderno, un restaurante que vale la pena visitar. Una lámpara alumbra la pequeña puerta de entrada a este maravilloso espacio, medio underground, medio industrial, pero de un buen gusto y diseño impresionante.

Tuvimos la fortuna de sentarnos en la mesa con Nicolás, quién en compañía de Andrew, el chef del lugar, se atrevieron a montar una carta con todo un concepto de comida asiática para compartir. PanAsiática mejor, desde el norte de Filipinas al sur de Corea. Esta vez nos dejamos sorprender por las sugerencias de la cocina y empezó el desfile de platos en nuestra mesa.

El primer plato, unas croquetas de camarón fritas con mayonesa de yuzu y hierbas de la casa, crocantes y sabrosas; llegó después la cherna, un pescado en un caldo divino, perfectamente cocinado el pescado y equilibrado en todos sus sabores; como tercero un tartar de carne con un aliño que hizo que cada integrante de la mesa sintiera toda la escala de sabores en su paladar, ¡delicioso!

Pero ahí no acaba el cuento, como “especial” nos traen una cuajada de huevo, sumergida en un dashi de bonito, acompañada de hongos, pepinos encurtidos en casa y carne de cangrejo. Mi relación con el huevo es nula, no me gusta, pero este ha sido definitivamente uno de esos platos que siempre va a quedarse ahí en mi memoria gustativa, como la primera vez que probé un huevo que no solamente me gustó sino que me fascinó y me cautivó. Umami y texturas en cada bocado. No le dejará indiferente y las opiniones seguro serán radicales y opuestas en los comensales.

Los últimos dos platos ya eran para pararse de la mesa y aplaudir desde la lejanía a Andrew: unas costillas de cordero glaseadas, hechas en cocción lenta, su carne se desprendía del hueso que más de uno terminó “rumiando” para aprovechar hasta el último pedacito. Y el codillo de cerdo como broche de oro, acompañado de kimchi de manzana, ensalada de hierbas y cogollos, para desmechar, armar rollitos en las hojas y comer con las manos, como en casa. Compartir, morder y relamer.

Mi postdata: así como están de ricos los platos lo están los coctéles, se nota el trabajo del mixólogo, unos con feijoa ahumada, otros de piña con ginebra y por último, el Sake Bomb, atrévase y pídalo a su mesero de la noche, seguro recibirá más de un aplauso por su valentía.

Precio: entre 50.000$ y 120.000$ por persona

FUDō ASIÁTICO MODERNO

Calle 65 # 4A – 96 – Tel.: 755.9207 – 313.409.8399 – Granada – Chapinero

FACEBOOKTWITTER – INSTAGRAM @fudoasiaticomoderno