SOPERIA

Si usted es un sopero de corazón, le recomiendo que se de una pasada por este fogón. Estufa de leña, ollas de barro, sazoneras de todas las regiones del país, dos pisos y una terraza con parasoles, hacen que este sencillo palacio gastronómico sea digno de recomendar.
Me lo encontré por cosas de la vida; el que vive en Bogotá sabe que a veces por cuestion de trancones y falta de tiempo hay que comerse alguito por donde lo coja a uno la hora del almuerzo. Y qué sorpresa me llevé cuando traen a la mesa un mondongo de primera calidad, acompañado de arroz, aguacate y el infaltable banano. !Qué dicha!
Aquí comen como me enseñó mi papá. El menú nada pretencioso. Platos fijos para cada día: ajiaco con pollo, cazuela de frijoles con pezuña, sancocho de pescado y otros “especiales”, como la lengua en salsa, la sobrebarriga y el viudo de capaz. Para mí, un 10 en sabor y servicio.
PD: muy fácil llegar en transmilenio, bus o bici. Ahora, si lleva carro, al frente puede parquear por $2.000 y la factura del parqueadero es de lo más curiosa.

Precio: Entre $8.000 y $15.000

El fogón de las sopitas de la 46

Calle 46 # 13-72, Palermo