PandebonodelValle2

Los amasijos son lo que más me gusta de la gastronomía colombiana y, afortunadamente para mí, existen muchos lugares en Bogotá  donde comerse uno. Pero este pequeño local me tiene visitándolo cada día de por medio cuando me entran ganas de onces.

Solamente venden pandebonos y buñuelos, avena y masato. Y eso me gusta. Dedicados a lo que saben hacer mejor, sin meterle empanadas ultrarecalentadas, roscones viejos o nevera de Coca-Cola. Insisto, solo pandebonos, buñuelos, avena y masato; aunque sé que hay otra sucursal en la Plaza de Lourdes que es un poco más grande y tiene una oferta más amplia.

Y lo que hace que éste sea diferente a los muchos otros negocios de buñuelos es que, sin importar a qué horas pase uno, en el local -que no tendrá más de 3 metros cuadrados-  sus dos operarios no paran de fritar buñuelos ni de hornear pandebonos asegurándose así de mantener la vitrina con delicias recién hechas, crujientes y calientes.

Gran estrategia de ventas también pues el aroma que sale de los hornos es un imán de peatones a eso de las 5 de la tarde. La avena, sospecho, no es la típica valluna, pero igual está muy buena. Recomendadísimo el pandebono de bocadillo.

Precio: pandebono y buñuelo a 800$ la unidad / avena y masato a  1.400$

PANDEBONO DEL VALLE

Carrera 11 # 73 esquina – Porciúncula – Chicó Lago  – Chapinero