IMG_9742_Fotorbis

SEGUNDO impresiona en muchos aspectos. Es Bar y es Comedor. Hoy quiero resaltar el primero. Dejo el Comedor para otro día.

Segundo Bar es una barra con una pared llena de botellas que bien pudiera ser un retablo catedralicio levantado en honor a Acan, Ceres, Dioniso o Baco. Mi opción, como siempre, ocupar los taburetes alrededor de la susodicha barra. Si no, hay un amplio espacio de mesas altas, bajas, formales e informales donde acomodarse en intimidad. En el bar se ofician y trasiegan brebajes de lo más sugerentes, cerveza de barril y alcoholes finos. Todo liderado por Erin Rose. ¿Mis favoritos? Cualquiera que incluya esos deliciosos aromas a jereces que Erin borda de manera brutal.

Los platos de Segundo Bar me parecieron absolutamente ideales para esa barra de coctelería, aunque en mis próximas visitas preferiré aquella cerveza de barril -bien fría, con su espuma justa y necesaria- o cualquier vino que Izaskun -sumiller y gran sabedora de caldos- tenga a bien ofrecer, por copas o botella. Cuando digo ideales es porque últimamente he estado en locales que combinan coctelería con comida y no he salido del todo satisfecho o más bien lo contrario.

Entremos en materia. Adictivos esos Ajíes dulces pasados por la brasa, rellenos de cangrejo y deliciosamente obscena su leche de tigre. Para pedir un litro y llevar a casa. El Crudo de res, para embaular a docenas con dos dedos, por favor. Muy goloso el sanguchito de cerdo, le auguro convertirse en un must. Juguetones los mejillones con “fuet” y, de nuevo, un jugo para comer a cucharadas y no parar. Creo no exagerar si opino que Adolfo Cavalie, patrón de la cocina, y su equipo de cocina bordan de manera impecable los líquidos que muchas veces pasan desapercibidos para los comensales: caldo, reducción, jugo, demiglace, leche, aderezo, extracto, y esa leche de tigre… ¡¡¡por dios!!!

Probamos más platillos. No quiero ser cansón y les dejo que descubran ustedes más. Lo que sí me parece atrevido y necesario es el provocar al bogotano a que coma y disfrute determinadas preparaciones con los dedos -o con brocheta o pincho o entre panes- en un ambiente como el de Segundo Bar, ojalá lo consigan. Al fin y al cabo, quien más y quien menos, se zampa una arepa con queso o un caldo de costilla parado en la calle sin necesidad de cubiertos… pero luego pide tenedor y cuchillo para ese divino sanguchito sentado en una barra como ésta… yo lo vi. Repito, ojalá. ¡Disfruten! ¡Chúpense los dedos! con discreción rola y decoro capitalino, eso sí

Precio: cócteles 24.900$ / tapas entre 14.000$-18.000$ / postres entre 12.000$-16.000$

SEGUNDO

Calle 85 # 12 – 90 – Tel.: 644.77.66

WEBFACEBOOK – INSTAGRAM @segundobogota