SaboresColombianos

Fiel a mi bibliofilia, arramblo con cualquier rareza escrita con la que pueda seguir alimentando mis conocimientos sobre la cultura gastronómica colombiana. Unas letras de las que me siento especialmente cercano son las del “catalán de Pereira”, Alberto Gómez Font: Sabores Colombianos.

Alberto Gómez Font nació en Barcelona en 1955 y se crió en Colombia hasta 1966 cuando retornó a Barcelona y acabó afincándose en Madrid desde 1973. El nacimiento del libro tiene lugar con la misma situación que vive Anton Ego con la ratatouille de Rémy, Linguini y Colette. Un jugo de melocotón del año 2000 transporta al autor a su infancia, a muchos kilómetros y muchos años del momento en el que estaba bebiéndose ese jugo en la isla de San Andrés, en el Caribe del año 1963.

Escribió las primeras notas en un posavasos de cartulina en la mesa de aquel café de la glorieta de Quevedo. Tras desarrollar luego el primer relato, decidió continuar con esa recuperación de la memoria gustativa y olfativa de su infancia en Pereira.

El bocadillo aquí es sángüich o sanduche allá, porque allá bocadillo es un dulce de guayaba y aquí ese dulce sería algo parecido al dulce de membrillo. Allí el mango es natural, fresco y se come verde con una pizca de sal, aquí se come de postre y es exótico. Para aquél niño lo exótico son las cerezas compradas en el puerto de Cádiz. Y las cerezas eran allá los granos de café maduros, de intenso color rojo, verdadera golosina infantil. El allá y el aquí se me torna relativo según donde leo y releo el libro de Gómez Font, sea en una terraza de mi Barcelona natal, frente a la chimenea bogotana o mecido por chinchorro en Sasaima, Cachipay o Ráquira.

El libro contiene relatos colombianos y también algunos españoles. Hay recetas colombianas, españolas e incluso una marroquí. Y sobre todo, contiene una invitación: la invitación a recordar, a gozar del ejercicio de recuperación de los años infantiles y del mundo de los sabores que disfrutamos siendo niños.

Recogemos gustosamente la invitación que nos brinda Sabores Colombianos para hacer un viaje a la inversa y viceversa, del derecho y del revés. Descubrir la gastronomía colombiana, sorprendernos con sabores, olores y texturas nuevas que nos puedan transportar a nuestra infancia culinaria casera elaborada por madres y abuelas, o degustada en bares, restoranes y tabernas, que educaron nuestro urbano paladar en la Ciudad Condal.

Precio: por internet entre 18.000$ de segunda mano y 50.000$ nuevo

SABORES COLOMBIANOS

Alberto Gómez Font, Ediciones Trea S.L., 1ª edición Gijón (Asturias-España) 2005