ArepasLucia

“Le compro esa en 10mil”, dice un señor absolutamente frustrado porque “llegó tarde a la repartición de bienes”. Nosotros llegamos justo a tiempo y nos quedamos con el raspao del balde de masa que alcanzó para las últimas arepas.

Son las 10 de la mañana del sábado y Lucía ya se va. Llega todos los días, menos el domingo, a las 6 de la mañana al parque de la calle 48 con 27, con un horno de barro en un triciclo que no puede ser más divino. Lo prende con pura leña y empieza a cocinar las arepas de choclo más deliciosas que he probado en la vida.

Lleva 18 años haciendo arepas en este barrio y de verdad que se le nota, porque la forma como maneja las cacerolitas es todo un arte. Les pone mantequilla y las pone a calentar encima del horno para luego ponerle la masa justo a tiempo. Con ayuda de un palo entran las cacerolitas directo al fuego y comienza la magia. Solo ella sabe cuando están listas para darles la vuelta y de nuevo saca a relucir su habilidad y su experiencia dándole la vuelta con un solo movimiento. Vuelven a entrar al horno para terminar de dorar y unos minutos después las vuelve a sacar para abrirlas al medio y ponerles el queso que se derrite deliciosamente y se funde con el maíz.

Mientras todo esto pasa, siguen y siguen viniendo personas locas por desayunar este manjar acompañado del jugo de naranja fresco y el tinto que vende la vecina, el cual se posa sobre el horno toda la mañana, así se mantiene siempre caliente.

Entre semana el éxito de Lucía se duplica en el barrio. Sus arepas son tan ricas que su hija se le pegó al parche y ahora tiene una sucursal en la esquina de la calle 45 con 24, al final del Parkway. Las dos son igualitas, los hornos de barro son idénticos y las arepas de las dos son exquisitas.

Precio: 1.700$ cada arepa

LAS AREPAS DE DOÑA LUCÍA

Doña Lucía – Calle 48 con 27 / La hija de doña Lucía – Calle 45 con 24 – Belalcázar – Galerías – Teusaquillo